Lujo atemporal
En pleno centro de la estación más alta de Europa y en la cima del lujo, el Fitz Roy es la morada por excelencia de los enamorados de Val Thorens. Situado a 2300 m de altura, en Place de l’Église, este chalé mítico es, desde que se construyó, paso obligado de los amantes de la montaña a quienes les gusta la elegancia y el ambiente sociable y el lujo sin ostentación.

 

Completamente renovado en 2013, el Fitz Roy ofrece desde hace varias décadas una visión refinada y asequible del lujo en la montaña en un entorno único y en pleno centro de la estación. El prestigio de un hotel que desafía el tiempo, la calidad del servicio y una atención esmerada confieren a este lugar un espíritu especial donde, ya sea entre amigos, en familia o en pareja, uno se siente como en casa. Terraza frente a las pistas, amplia oferta gastronómica, zona spa, biblioteca... ¡en el Fitz Roy cada cual puede disfrutar a su modo de su escapada a la nieve!

 

La elegancia natural del Fitz Roy inspira una nueva tendencia en decoración que destaca el alcance arquitectónico del gran chalé y encarna una visión refinada del lujo y el placer de sentirse como en casa en la montaña. A la vez clásica y contemporánea, la decoración exhibe un mobiliario icónico de los siglos XX y XXI (Maxalto, Citterio, Gervasoni, Cassina…) en un universo de maderas patinadas, piedras naturales y tejidos que invitan al tacto. Los espacios abiertos o reservados confieren al chalé una gran sensación de amplitud y a la vez un interior privado, lujoso y acogedor.